CENTRO DE PSICOLOGÍA y LOGOPEDIA LOGPSIC

Avenida de Sada 5, 2C  Sada 15160 La Coruña Teléfono: 981 622 400 / Fernández Latorre 126, 1 izd, La Coruña. Teléfono/Fax: 981 249 766


COMO ESTIMULAR LA AUTONOMIA DE LOS NIÑOS

Uno de los principales objetivos de los padres es ayudar a sus hijos a convertirse en individuos independientes que algún día tendrán que desenvolverse por su cuenta pero no siempre sabemos como conseguirlo.

Por difícil que parezca, la respuesta es tan sencilla como evidente: dejando que piensen por sí mismos, permitiéndoles enfrentarse a sus propios problemas y aprender de sus errores.

Es importante que los niños aprendan que todos fallamos de vez en cuando. En lugar de protegerles excesivamente y tratar de prevenir los fallos, los padres debemos ayudarles a afrontarlos con actitud positiva.

Esta claro que no pueden aprender a manejar las frustraciones sin experimentarlas por ellos mismos.

La toma de decisiones es una responsabilidad muy importante en el niño. Es bueno darle opciones desde pequeño para que se habitúe a elegir. A medida que crezcan serán capaces de ver más opciones y de tomar decisiones con todas las consecuencias. Tienen que aprender que cada decisión tiene su propia consecuencia y que de los errores se aprende.

Por lo tanto, podemos empezar por dar tareas diarias o semanales para fomentar su sentido de responsabilidad, darle opciones para que escoja, no hacer demasiadas preguntas y no precipitarnos a la hora de dar respuestas.

A pesar de que es tentador intentar resolver el problema de un niño con una solución inmediata, es importante controlarse a la hora de dar consejos. Así les hacemos ver que confiamos en ellos y que los creemos capaces de cumplir con lo que se proponen.

Para esto se necesita mucho control por nuestra parte, especialmente cuando estamos seguros de tener la respuesta adecuada.

Aquí podemos hacer un repaso general y recordar algunas tácticas de posible utilidad:


- Aceptar los sentimientos del niño
- Describir los propios sentimientos
- Dar información
- Dar opciones al niño para que escoja.
- No hacer demasiadas preguntas
- No precipitarse dando respuestas
- No desalentar


* El tiempo y energía que invierten los padres durante la infancia de sus hijos puede prevenir el que los pequeños problemas de la infancia se conviertan en graves problemas de la adolescencia.

EL CASTIGO

Naturalmente, todo lo que les estamos diciendo puede parecer sencillo en este momento pero en realidad se preguntan si resulta igual de fácil llevarlo a la práctica.

Además, ¿qué podemos hacer cuando el comportamiento del niño no es aceptable y por encima se repite?

¿Castigar o no castigar?

Para justificar un castigo los padres suelen utilizar frases como:


- Es el único lenguaje que entiende
- Es la única forma de que respete
- Si no le amenazo siempre se quiere salir con la suya
- Si no lo castigo no aprenderá a distinguir lo que está mal.
- Algunas veces me siento tan sumamente impotente, que no se me ocurre nada mejor.


Pero en realidad, ¿a que nos conduce el castigo? En lugar de conseguir que el niño lamente lo que ha hecho e intente buscar la manera de enmendarse, se obsesiona con fantasías de venganza.

En realidad, al castigar le privamos del importantísimo proceso interno de enfrentarse a sus propios errores.

Probablemente esta manera de pensar sea nueva para ustedes y se pregunten qué hacer o si existen alternativas razonables y útiles al castigo. La respuesta es que si. Podemos probar lo siguiente:


- Manifestar nuestras expectativas
- Dar opciones
- Permitir al niño que experimente las consecuencias de sus faltas
- Enseñarle a rectificar
- Señalarle la manera de ser útil
- Expresar una censura rotunda (sin atacar el carácter)
- Tomar medidas


Ahora, supongamos que hemos probado todo y el problema no cesa. En este caso se puede intentar solucionar los problemas de manera conjunta. Es decir:


- Hablar de los sentimientos y necesidades del niño
- Hablar de los sentimientos y necesidades de los padres
- Exponer ideas y apuntarlas a medida que surgen
- Seleccionar las ideas que mas agraden a ambas partes
- Desechar las ideas que más desagraden
- Decidir que ideas piensan seguir en un futuro (ambas partes también)


Cuando un problema no se soluciona y persiste suele significar que es más complicado de lo que se pensó al principio. Cuanto más complicado sea el problema más compleja la táctica a seguir.
Por último destacar la importancia de dejar de pensar en el niño como un “problema” que hay que corregir.

Debemos descartar la idea de que por el simple hecho de ser adultos conocemos siempre la respuesta acertada y sobre todo olvidar esa “obsesión” de que si no somos lo suficientemente “duros”, nuestros hijos se aprovecharán de nosotros.

Intentemos llegar a ese equilibrio que mencionaba al principio facilitándole herramientas que le permitan resolver sus problemas.

 

»



CENTRO LOGPSIC
PSICOLOGÍA & LOGOPEDIA
Avenida de Sada y sus contornos, 5 2éC
15160, Sada, La Coruña
Tel / Fax: 981 622 400
info@centrologpsic.com