CENTRO DE PSICOLOGÍA y LOGOPEDIA LOGPSIC

Avenida de Sada 5, 2C  Sada 15160 La Coruña Teléfono: 981 622 400 / Fernández Latorre 126, 1 izd, La Coruña. Teléfono/Fax: 981 249 766


 

INTRODUCCIÓN AL ESTRÉS ESCOLAR

Seguro que, como a la mayoría de las personas, el término estrés le resulta familiar. Todos tenemos algún conocido que ha tenido últimamente una baja por estrés, o quizás lo hemos padecido en nuestra propia carne.

Pues bien, seguro que muchos de ustedes piensan que el estrés es cosa de mayores y que nuestros niños ni siquiera saben lo que significa esa palabra tan rara, ya que consideran que su única preocupación es únicamente de jugar y disfrutar. Sin embargo esto no es cierto, al igual que nosotros los niños están sometidos a gran cantidad de estresores en la vida cotidiana, que les afectan tanto como a los adultos y que incluso, en algunos casos, pueden originar serios problemas. Claro está que en el estrés, como en casi todo, hay niveles.

Así, nos podemos encontrar con determinadas situaciones en las que uno está expuesto durante unos momentos que genera gran cantidad de estrés, como puede ser una visita al dentista, una reprimenda etc, pero también puede haber momentos difíciles en la vida de una persona que generan estrés durante una temporada mas o menos larga. 

Por último, también debemos reconocer que existen personas que, por sus características genéticas y circunstancias, desarrollan un estado de estrés crónico que les impide llevar su vida con normalidad.

Eso mismo es aplicable a los niños: algunos apenas padecen estrés, otros lo descubren en determinados momentos de su vida y otros están afectados a diario.

El ritmo actual de vida hace que los niños se enfrenten al estrés a edades más tempranas. Entre los desencadenantes más comunes podemos mencionar el incremento de hogares monoparentales, la escuela, la exposición diaria a violencia en televisión (películas e incluso dibujos animados), las altas expectativas de los padres y otras dificultades de nuestro tiempo (enfermedades, desastres naturales, accidentes de tráfico, contaminación ambiental, etc).

Dentro de estas, podemos destacar situaciones que se dan a menudo en la vida de un niño y que generan episodios de estrés importantes. A continuación enumeramos algunos de los más frecuentes:


- Muerte de un familiar
- Cambio de escuela o ciudad
- Separación de los padres
- Nacimiento de un nuevo hermano
- Enfermedad de los padres
- Problemas económicos
- Trastornos de aprendizaje
- Muerte de una mascota
- Segundos matrimonios o relaciones de los padres


Aunque sin duda, la fuente de estrés más generalizada es la escuela y todo lo relacionado con ella.

Se puede estudiar el estrés desde el campo de la biología, y entonces descubriremos que se produce por una serie de complejos mecanismos, pero realmente eso no es lo que nos interesa.

Lo que realmente buscamos es que usted sepa reconocer los síntomas que puede presentar un niño sometido a estrés y enseñarle estrategias de afrontamiento.
Saber qué es lo que lo provoca el estrés y por qué son dos aspectos importantes para poder actuar del modo más adecuado. De acuerdo con lo expuesto, a continuación le indicamos algunos de los síntomas que suelen aparecer en un momento de estrés.


Síntomas físicos:


- Sensación de nudo en el estómago
- Latidos acelerados del corazón
- Cansancio
- Aturdimiento
- Convulsiones
- Nauseas
- Vómitos
- Sudor en las palmas de las manos
- Temblor de manos y rodillas
- Dificultad para levantarse por las mañanas
- Hambre excesiva o escasa
- Sequedad de boca
- Tensión muscular en el cuello y cabeza



* Incluso en ocasiones se desarrollan tics, movimientos extraños o rarezas, enfermedades de la piel, resfriados frecuentes y sobre todo lo más común, problemas de tipo digestivo.


Síntomas de conducta:


- Rabietas o conductas indisciplinadas
- Conductas regresivas (edades anteriores)
- Malhumor e irritabilidad
- Retraimiento social y enfurruñamiento
- Peleas con hermanos
- Negarse a ir a la escuela
- Pérdida de concentración
- Llantos o gritos excesivos
- “Soñar despierto” con frecuencia

No todos los síntomas son fáciles de observar; algunos pueden pasar desapercibidos como por ejemplo: el soñar despierto, el aislamiento social o insomnio.


Por lo tanto si usted cree que su hijo puede estar padeciendo algunos de estos síntomas debe de estar alerta y acudir a un especialista antes de que desarrollen problemas mayores.


¿QUÉ ES LO QUE PREOCUPA A LOS NIÑOS?


Hoy en día, la escuela es la mayor preocupación de los niños. Las notas, los deberes y pasar de curso son la queja principal de casi todos.

Podemos arriesgarnos y afirmar que está preocupación en gran parte es debida a la presión que ejercen los padres, que con la mejor de las intenciones ven la necesidad de que sus hijos tengan unos buenos resultados académicos para que el día de mañana puedan disfrutar de una vida lo más agradable posible. Claro está, que esto se debe a que cada vez se necesita estar más preparado para acceder a un puesto de trabajo que permita una buena posición económica.

Los niños que no piensan en el futuro, porque les resulta difícil tener expectativas a largo plazo, ven en los resultados escolares una forma de satisfacer o desesperar a sus padres.

Para disminuir el estrés de su hijo durante el curso y especialmente en épocas de examen proporciónele hábitos adecuados:


- que elaboren un plan de estudio
- que realicen los deberes a diario
- que se ajuste a un horario
- entrenamiento en hábitos de estudio
- supervise su trabajo
- reconozca su esfuerzo
- proporcione refuerzo si lo necesita
- sea flexible y permítale que gobierne su lugar de estudio
- permítale de vez en cuando estudiar en grupo
- no les prive de su tiempo de juego o diversión


Si el estudio se convierte en un hábito, evitará muchos momentos de tensión y asegurará unos mejores resultados académicos.

 

»



CENTRO LOGPSIC
PSICOLOGÍA & LOGOPEDIA
Avenida de Sada y sus contornos, 5 2C
15160, Sada, La Coruña
Tel / Fax: 981 622 400
info@centrologpsic.com