CENTRO DE PSICOLOGÍA y LOGOPEDIA LOGPSIC

Avenida de Sada 5, 2C  Sada 15160 La Coruña Teléfono: 981 622 400 / Fernández Latorre 126, 1 izd, La Coruña. Teléfono/Fax: 981 249 766


TRASTORNOS DE LA COMUNICACIÓN


TRASTORNO DEL LENGUAJE EXPRESIVO

Para comenzar este apartado podemos hacerlo definiendo que es el lenguaje.

El lenguaje es el medio que el individuo tiene para expresar y comunicar con palabras todo aquello que piensa y siente. El lenguaje no es sólo verbal sino que también es gestual, escrito, dibujado, etc..

Este trastorno se caracteriza por una deficiencia en el desarrollo del lenguaje expresivo produciendo ciertas dificultades en la comunicación a través del lenguaje verbal como del lenguaje gestual y que se puede identificar hacia los 3 años de edad, aunque en las formas leves pueden que no se manifiesten hacia el inicio de la adolescencia, cuando el lenguaje se hace más complejo.

Las características o síntomas de este trastorno varían en función de la gravedad o edad del niño. Los síntomas más representativos son: un habla limitada con un vocabulario reducido; dificultad para la adquisición de nuevas palabras; la excesiva brevedad de las frases; la omisión de partes de la oración; un orden inusual en las frases; limitaciones de las variedades de tipos de frases ( imperativos, interrogativos ) y un desarrollo del lenguaje más lento de lo normal.

La característica más frecuente asociada al trastorno del lenguaje en los niños pequeños es un trastorno fonológico (se describirá con más precisión en el siguiente apartado). También se puede observar un trastorno en la formulación del lenguaje lo que implica una velocidad excesivamente acelerado y un ritmo errático del habla.

En niños en edad escolar este trastorno se suele asociar a ciertos problemas escolares y del aprendizaje (escritura al dictado, copiar frases y errores ortográficos).


DISLALIAS

Definición

Dentro de los trastornos de comunicación y habla existentes destaca por su alta frecuencia el conocido como trastorno fonológico o Dislalia. Se caracteriza por presentar problemas en la articulación de ciertos fonemas debido a la incapacidad del niño para pronunciar aquellos que suponen una coordinación de los órganos del habla (respiración, fonación, articulación ).

No se debe de confundir estas dislalias con las llamadas “dislalias evolutivas” las cuales se deben a problemas de pronunciación que forman parte del proceso normal del desarrollo del lenguaje en los niños. Si a partir de los 4 años de edad estas dificultades persisten es cuando conviene iniciar un tratamiento para evitar un posible trastorno de aprendizaje.

Síntomas

Este trastorno implica errores en la producción, utilización y representación de los sonidos. Por ejemplo la sustitución del sonido / t / por / k / o la omisión de sonidos. La gravedad va desde unos pocos errores en el discurso hasta la total inteligibilidad de lo que se quiere expresar. Los sonidos que con más frecuencia se articulan mal son los de adquisición más tardía , como la : / l /; / r /; / s /; / z /; /ch /; / b /; / d /.

Se considera que las omisiones de los sonidos son más graves que las sustituciones, y que estas a su vez son más graves que las distorsiones. En el trastorno fonológico también se pueden encontrar errores en la selección y ordenamiento de los sonidos en las sílabas y palabras ( sol por los ).

La gravedad puede oscilar entre una inteligibilidad escasa o nula del habla hasta un habla completamente ininteligible. En los niños más pequeños (preescolares) o más gravemente afectados, también se pueden ver alteradas tanto las vocales como las consonantes básicas. El ceceo ( sustitución de / s / por / c / ) o rotacismo ( mala articulación del fonema / r / ) son particularmente frecuentes.

El pronóstico de las dislalias es bueno si el niño tiene un coeficiente intelectual normal, una audición correcta y una atención suficiente.

Es importante que el tratamiento se realice lo antes posible ya que a medida que el niño avanza en edad la rehabilitación se hace más difícil porque el vocabulario va aumentando y la corrección de la movilidad de sus órganos articulatorios va disminuyendo.

DISFEMIA (Tartamudeo)


El tartamudeo es un trastorno de comunicación bastante frecuente y se caracteriza por la indecisión del niño a la hora de hablar, la repetición a sacudidas de las sílabas o incluso la imposibilidad de articular correctamente .

Puede ir acompañado de ciertos movimientos físicos, como por ejemplo parpadeos, tics o movimientos bruscos de la cabeza, o también de palpitaciones del corazón, rubor ( ponerse colorado ), sudor, etc.. que cesan cuando el sujeto ha terminado de hablar.

Debido a la ansiedad, frustración o baja autoestima pueden llegar a producirse dificultades en el comportamiento social del niño. Se ha observado que el stress o la ansiedad aumenta el tartamudeo.

La aparición del tartamudeo se suele producir sobre los 3- 7 años, edad en la cual el lenguaje se va individualizando y pasa a ocupar un lugar importante en las relaciones del niño con sus familiares y amigos. Al rededor de los 4 años se puede observar lo que podemos llamar un tartamudeo “ primario “ que se debe a las ganas del niño por hablar y expresarse.

El niño quiere decirlo todo de una forma muy rápida por lo que deshace palabras, las omite o las añade de nuevo. Este tipo de tartamudeo suele ser transitorio pero se puede convertir en disfemia si las personas que rodean al niño le hacen ser consciente de su problema, le insisten demasiado en su corrección y se burlan de él.

Los factores que pueden desencadenar la aparición del tartamudeo, como de las anteriores alteraciones del lenguaje, son los conflictos psicológicos, las perturbaciones en la relación madre-hijo, las tensiones familiares, la ida a la escuela, el nacimiento de un hermano pequeño, etc...

El tartamudeo no es un trastorno estable ya que en determinadas situaciones puede llegar a desaparecer o disminuir como por ejemplo ocurre cuando el sujeto canta, susurra, lee; o aumentar cuando el sujeto tiene que nombrar palabras complejas o expresar ideas abstractas.

Los síntomas o rasgos esenciales son: un trastorno de la fluidez normal del habla que consiste
en frecuentes repeticiones o prolongaciones de sonidos o sílabas, una exagerada tensión física a la hora de hablar; fragmentación de palabras (pausas dentro de una palabra), bloqueo audible o silencioso (pausas en el habla ocupadas o no), circunloquios (uso de sinónimos ante palabras de difícil pronunciación), repeticiones de palabras monosilábicas (yo-yo-yo la veré).

El trastorno se inicia de forma gradual, con repeticiones de consonantes iniciales, palabras que normalmente inician una frase o palabra larga.

En general el niño no es consciente del problema que presenta pero a medida que el trastorno progresa se irá dando cuenta y las alteraciones en el habla se harán más frecuentes.

Cuando el niño ya es consciente de sus dificultades busca mecanismos para evitar las alteraciones como alterar la velocidad del habla, evitar ciertas situaciones verbales como telefonear o hablar en público, o incluso evitar ciertas palabras o sonidos.

 

»



CENTRO LOGPSIC
PSICOLOGÍA & LOGOPEDIA
Avenida de Sada y sus contornos, 5 2C
15160, Sada, La Coruña
Tel / Fax: 981 622 400
info@centrologpsic.com