Trastorno límite de personalidad TLP
invisible
invisible
El Centro
Personal
Servicios
Noticias
Cursos y talleres
Contacto

Trastorno límite de personalidad TLP

Según el DSM-IV, la característica esencial del trastorno límite de la personalidad es un patrón general de inestabilidad en las relaciones interpersonales, la auto-imagen y la afectividad, y una notable impulsividad que comienza al principio de la edad adulta (adolescencia) y se da en diversos contextos.

Los sujetos con este trastorno pueden llegar a realizar frenéticos esfuerzos para evitar un abandono real o imaginario. Son muy sensibles a las circunstancias ambientales. La percepción de una separación, rechazo o la pérdida de la estructura externa, pueden ocasionar cambios en la auto-imagen, afectividad, cognición y comportamiento.

Presentan cambios bruscos y dramáticos de la auto-imagen, caracterizados por cambios de objetivos, valores y aspiraciones personales o profesionales. Muchos, se aburren con facilidad y están buscando siempre algo que hacer.

El estado de ánimo básico de tipo disfórico de los sujetos con un trastorno límite de la personalidad, suele ser interrumpido por períodos de ira, angustia o desesperación y son raras las ocasiones en las que un estado de bienestar o satisfacción llega a tomar el relevo.

TRATAMIENTO

El objetivo inicial es realizar una evaluación completa con el fin de conseguir un correcto diagnóstico y así enfocar la terapia o programa de tratamiento. En LOGPSIC nos esforzamos en realizar programas de tratamiento personalizados. Son fundamentalmente individuales pero solemos trabajar paralelamente con la familia (si existe esta posibilidad).

La experiencia nos ha enseñado que el trabajo con los familiares facilita la recuperación enormemente. En principio se hace un estudio de la familia con el fin de evaluar los recursos disponibles y posibles problemas o formas de comportamiento que pueden interferir con la terapia para posteriormente trabajar sobre ellos.

Hay que aclarar que esto no siempre es posible y que algunos familiares y/o seres allegados no tienen interés en participar entendiendo que el problema lo ha de resolver quien lo tiene. En estos casos trabajamos con la persona exclusivamente. En otras ocasiones es el paciente el que no quiere saber nada de sus allegados y en todo momento hay que respetar esta decisión. Esto no significa que no se puedan responder dudas concretas o facilitar pautas de comportamiento en diferentes situaciones.

El enfoque terapéutico puede variar en función de las necesidades de la persona que solicita ayuda o asesoramiento pero fundamentalmente nos hemos centrado en la Terapia cognitivo-conductual con  pinceladas de terapia sistémica. Dentro de este tipo de terapia y en lo referente al tratamiento del Trastorno Límite de la Personalidad, en las terapias de grupo utilizamos la Terapia Dialéctica Conductual como base. En lo referente a la terapia individual utilizamos de base el programa psicoeducativo y de tratamiento para el trastorno límite de la personalidad elaborado por la directora del centro, Dolores Mosquera y recientemente publicado bajo el título "Diamantes en Bruto II. Manual psicoeducativo y de tratamiento del trastorno límite de la personalidad. Programa estructurado para profesionales". Editorial Pléyades. 2004.

Para nosotros, uno de los elementos más importantes en los programas de tratamiento es el componente educativo. Uno de los objetivos es ofrecer a la persona y a sus familiares una explicación "razonable" de lo que le está sucediendo. Actualmente ya está publicado el libro "Diamantes en Bruto I. Un acercamiento al trastorno límite de la personalidad. Manual informativo para profesionales, pacientes y familiares". Editorial Pléyades. 2004

En lo referente a la medicación, trabajamos conjuntamente con servicios de psiquiatría (públicos y privados) especializados en diferentes áreas.

JUSTIFICACIÓN DE ESTA FORMA DE TRABAJO

Las personas con este trastorno, necesitan comprender lo que les ocurre y ser tratados correctamente. Para conseguir resultados satisfactorios, se precisan fundamentalmente dos cosas: elevada motivación del paciente y un buen terapeuta dispuesto a afrontar los altibajos del tratamiento. Los pacientes no tratados sufren unas vidas extremadamente dolorosas y destructivas, al igual que sus allegados.

El tratamiento que se debe aplicar es muy complejo, dado que es necesario combinar elementos de diversas terapias para responder adecuadamente a la complejidad del cuadro y adaptarse a las características particulares de cada persona.

De esta forma, en algunos casos se precisa del trabajo de un equipo multidisciplinar (psicólogos, psiquiatras, centros de día o urgencias psiquiátricas), así como de la ayuda de la familia (para nosotros una pieza clave en el tratamiento de este trastorno). En este sentido, es importante dar pautas a las familias para que sepan afrontar los problemas del día a día.

Dentro de los aspectos básicos en la terapia del T.L.P se destacarían:

1. Establecimientos de límites conductuales: Para la comodidad y seguridad del paciente, del terapeuta y de otros, en ocasiones es necesario establecer unos límites conductuales (manera de acercarse, duración y número de sesiones terapéuticas, de llamadas de teléfono, etc)

2. Mantenimiento de la independencia: Estas personas necesitan ayuda, ya que no han desarrollado los suficientes recursos para hacer frente a las dificultades y situaciones nuevas (no siendo consciente de ello en muchas ocasiones). Sin embargo, es importante no hacer las cosas por ellos para no alimentar su extrema tendencia a la dependencia e intentar que aprendan a hacer las cosas por si mismos de manera adecuada.

La recuperación es posible. Los síntomas problemáticos como los cambios de humor, la ira y la automutilación pueden ser aliviados en gran medida e incluso desaparecer, con la medicación y terapia adecuada.

Finalmente, señalar que, afortunadamente, en muchos casos, el trastorno tiende a remitir con la edad. Es decir, suele mejorar conforme el paciente va madurando y reestructurando el pensamiento.

PROGRAMA DE TRATAMIENTO DEL CENTRO LOGPSIC (DOLORES MOSQUERA).-

Como parte de la terapia, realizamos un "programa de recuperación" personalizado. Ver artículo publicado en la revista Sin Límite de la Fundación ACAI-tlp. Julio 2004.

El objetivo de este programa es que la persona con TLP logre un mayor conocimiento de si misma, de su trastorno y que su esperanza por llevar una vida "normal" en un futuro próximo aumente. Otro de los objetivos es conseguir el máximo beneficio a través del ejercicio de la expresión escrita.

Se trata de un apoyo a la terapia que les pueda servir en los momentos de crisis y a centrarse de forma más rápida en los momentos "límite" y sobre todo, que les sirva de alternativa frente a otras conductas negativas (mecanismos de defensa) que les hacen daño o les hacen sentir "malas" personas después de determinadas conductas.

Uno de los elementos más importantes de este programa es el componente educativo. Se pretende ofrecer a la persona con TLP una explicación "razonable" de lo que le está sucediendo, tanto en el momento de las crisis, como en lo que se refiere al trastorno. Los ejercicios que se incluyen después de cada unidad informativa, facilitan la auto-observación y la identificación y compresión de sus sentimientos y formas de comportarse.

Para más información recordamos que este programa se ha publicado recientemente bajo el título: "Diamantes en Bruto II. Manual psicoeducativo y de tratamiento del trastorno límite de la personalidad. Programa estructurado para profesionales". Ediciones Pléyades. 2004

FAMILIARES

Vivir con una persona con Tratorno Límite de Personalidad puede llegar a ser devastador. Muchas veces no se sabe cómo actuar, qué decir o a quién acudir.

Apesar de que las vidas de las personas con TLP son muy difíciles y dolorosas, las personas que conviven con ellos lo pasan igual de mal o peor en algunos momentos.

Algunas de las quejas principales son la falta de información acerca del trastorno, falta de pautas de actuación y la incertidumbre que todo ello genera. En otros casos es el miedo o desesperación por la conducta de la persona con TLP.

La descripción del TLP parece ser tan negativa que las personas con este diagnóstico con frecuencia se sienten etiquetadas. Es muy importante tener en cuenta que el TLP y la persona que lo padece no es lo mismo.

El Trastorno Límite de Pesonalidad es algo que la persona tiene no algo que es. No obstante, cuando se vive con una persona con TLP puede ser difícil separar el trastorno de la persona que lo padece, a pesar de saber que no es lo mismo.

A continuación hay ciertas preguntas dirigidas a los familiares o seres cercanos a personas con TLP. Se trata de dar una idea de lo que puede sentir la persona que convive con ellos. También se incluyen unos listados de pensamientos, sentimientos y comportamientos que pueden indicar TLP. Estas preguntas han sido traducidas del libro Stop Walking on Eggshells. When someone you care about has borderline personality disorder. Es un libro que está dirigido a familiares y personas cercanas a alguien con TLP. Contiene información del trastorno y pautas de comportamiento y comunicación. En el 2004 se ha traducido al castellano bajo el título: Deja de andar sobre cáscaras de huevo. Retoma el control ante el comportamiento de la persona con trastorno límite de la personalidad". He tenido el placer de colaborar en la traducción y es un libro que recomiendo a los familiares. Puede que algunas historias resulten un poco fuertes y hay que tener en cuenta que son ejemplos de personas con otra cultura.

- ¿Mantienes una relación con una persona con TLP?
- Pensamientos que pueden indicar TLP
- Sentimientos que pueden indicar TLP
- Comportamientos que pueden indicar TLP
(leer al final de este contenido)

Por último, es muy importante asumir que la única persona que puede controlar los pensamientos, sentimientos y conductas del TLP es la persona misma. Que lleguen a comprender esto es vital para su recuperación y la vuestra.

También es importante recordar que el diagnóstico no debe basarse  nunca en los contenidos de una página web o un folleto informativo y que debe ser realizado por un psiquiatra o psicólogo. En caso de pensar que un familiar o ser querido puede padecer este trastorno, es importante que acuda a un terapeuta y solicite información adicional.



¿MANTIENES UNA RELACIÓN CON UNA PERSONA CON TRASTORNO LÍMITE DE LA PERSONALIDAD?


1. ¿Ocultas lo que realmente piensas o sientes porque tienes miedo de la reacción de esa persona?


2. ¿Crees que no merece que valga la pena la horrible pelea o los sentimientos heridos que seguramente vengan después?.


3. Sientes como si caminaras sobre cáscaras de huevo la mayor parte del tiempo y que no importa lo que hagas o digas, porque le dará la vuelta y lo usará en tu contra.


4. Eres culpado y criticado por todo lo que va mal en la relación, incluso cuando esto no tiene un sentido lógico.


5. Eres el foco de intensas, incluso violentas, iras que no tienen sentido, alternando con periodos en los que esa persona actúa de manera perfectamente normal e incluso cariñosa.


6. Sientes que eres manipulado, controlado o incluso engañado algunas veces.


7. Sientes que esa persona (que te importa) te idolatra o te desprecia, sin puntos intermedios. Deseas que actuase como solía, cuando parecía quererte y pensar que eras perfecto y todo era maravilloso.


8. Sientes que la otra persona es como el “Doctor Jeckyl y Mister Hyde“, un momento una persona cariñosa que se preocupa; otro momento alguien que parece tan villano que apenas puedes reconocerlo. Te preguntas cuál de los dos es el de “verdad”. Esperas que sea una fase pasajera – pero no lo es.


9. Sientes que estás en una montaña rusa emocional con subidas muy altas (cosas increíbles y fantásticas) y bajadas muy profundas (sentimientos de desesperación. Depresión, dolor por la relación que creías que tenías)


10. Tienes miedo de pedir porque te han dicho que exiges demasiado o que algo malo pasa contigo. Te han dicho que tus necesidades están mal o no son importantes.


11. Te preguntas si estás perdiendo la perspectiva de la realidad porque la otra persona siempre te está despreciando o negando tu punto de vista. Además, la otra persona a menudo actúa correctamente delante de otra gente, así que nadie te cree cuando explicas lo que está ocurriendo.


12. Sientes que hagas lo que hagas no está bien, y cuando te las arreglas para hacer lo que la otra persona quiere, de repente cambian sus expectativas. Las reglas no paran de cambiar y no importa lo que hagas , nunca puedes ganar. Te sientes sin ayuda y atrapado.


13. Eres acusado de hacer cosas que nunca hiciste y de decir cosas que nunca dijiste. Te sientes incomprendido una gran parte del tiempo, y cuando te intentas explicar, esa persona no te cree.


14. Eres constantemente humillado, pero cuando intentas dejar la relación la otra persona intenta evitar que te vayas de multitud de maneras – cualquier cosa desde declaraciones de amor y promesas de cambio hasta amenazas directas o indirectas como “nunca mas volverás a ver a los niños “ o “ nadie excepto yo te querrá jamás “.


15. Te es muy difícil planear algo ( reuniones sociales...) por culpa del estado de ánimo de la otra persona, su impulsividad o impredectibilidad. A veces incluso pones excusas ante los demás por su conducta – o intentas convencerte a ti mismo de que ese es el comportamiento normal.


16. Lees la lista anterior y piensas “ Dios mío, no tenía ni idea de que a otra gente le ocurriese lo mismo”.



PENSAMIENTOS QUE PUEDEN INDICAR T.L.P.

1. Alternar entre ver a personas como maravillosas o malvadas . Tiene dificultad en recordar las cosas buenas sobre una persona a la que en esos momentos ve como un villano


2. Es imposible recordar algo negativo sobre esa persona cuando la convierte en héroe.


3. Alterna entre ver a otros como completamente a favor o en contra.


4. Alterna entre ver situaciones completamente desastrosas o ideales.


5. Alterna entre verse a si mismo inútil o importante


6. Es difícil recordar el amor de alguien cuando hace tiempo que no está cerca.


7. Cree que los demás están completamente equivocados o en lo cierto.


8. Cambia su opinión dependiendo de con quién esté.


9. Alterna entre idealizar a la gente o devaluarla


10. Recuerda situaciones de forma muy diferente al resto de la gente, o se encuentra con que es incapaz simplemente de recordarlas.


11. Cree otros son responsables de sus acciones – o toman demasiada responsabilidad sobre las acciones de otros.


12. Parece no dispuesto a admitir un error – o siente que todo lo que hace es un error.


13. Basa sus creencias en sentimientos en vez de en hechos.


14. No se da cuenta de los efectos de su comportamiento en los demás.




SENTIMIENTOS QUE PUEDEN INDICAR T.L.P

1. Se siente abandonado ante la mínima provocación.


2. Tiene estados de ánimo extremos que varían muy rápido ( en minutos u horas )


3. Tiene dificultad en controlar sus emociones.


4. Siente emociones tan intensamente que le es difícil poner las necesidades de los demás antes que las propias – incluso la de los propios hijos.


5. Se siente desconfiado y sospechoso gran parte del tiempo.


6. Se siente vacío o como no si no fuese uno mismo la mayor parte del tiempo.


7. Se siente ignorado cuando no es el centro de atención.


8. Expresa enfado de forma inapropiada o tiene dificultad simplemente para mostrarlo.


9. Siente que nunca puede tener suficiente cariño, afecto o atención.


10. Frecuentemente se siente distanciado, irreal o fuera de todo.




COMPORTAMIENTOS QUE PUEDEN INDICAR T.L.P

1. Tener dificultad observando los límites personales de otros


2. Tener dificultad definiendo los propios límites personales


3. Actuar impulsivamente de maneras que son potencialmente auto-lesionadoras, tales como gastar demasiado, involucrarse en sexo peligroso, pelearse, ludopatía, abuso de alcohol o drogas, conducción temeraria, hurtos en tiendas, comer de forma desordenada, etc.


4. Mutilarse a si mismo – por ejemplo cortarse o quemarse la piel a propósito


5. Amenazar con suicidarse


6. Aventurarse en relaciones basadas en fantasías idealizadas sobre lo que le gustaría que fuese la otra persona o la propia relación.


7. Cambiar sus expectativas de forma que la otra persona siente que nunca puede hacer algo bien


8. Tener terror, iras impredecibles que no tienen sentido, o simplemente tener problema para mostrar enfado.


9. Abusar físicamente de otros, como dar bofetadas, pegar y arañar


10. Actuar de forma impredecible.


11. Alternar entre querer estar cerca de alguien y luego querer distanciarse.
12. Echar a gente fuera de su vida por asuntos triviales.


13. Actuar de manera competente y controlada en algunas situaciones y extremadamente fuera de control en otras.


14. Abusar verbalmente de los demás, criticándolos y culpándolos hasta el punto de la brutalidad.


15. Ser verbalmente abusivo con gente que conoce muy bien, mientras que se muestra encantador ante otros. Puede cambiar de un extremo a otro en segundos.


16. Decir o hacer algo inapropiado para reclamar el foco de atención cuando se siente ignorado.


17. Acusar a otros de hacer cosa que no hacen , de tener sentimientos que no sienten, o creer cosas que no creen.

 

*Traducido del libro: STOP WALKING ON EGGSHELLS. WHEN SOMEONE YOU CARE ABOUT HAS BORDERLINE PERSONALITY DISORDER. Actualmente publicado en castellano por Ediciones Pléyades. Traducción: Dolores Mosquera



invisible
invisible
Trastorno límite de personalidad

Trastorno bipolar

Sindrome de Sotos

Libros

CENTRO LOGPSIC, CIF: 46915032T - Política de privacidad Produce Productos web, s.l. - Posicionamiento en buscadores - - mapa web